radiopradiovsharetoolundohidexoxpxvc1pc2pc3pc4pc5pc6pc7pc8pc9pc0pc1vc2vc3vc4vc5vc6vc7vc8vc9vc0varrowoarrowvbackbackarrowboxpboxvcalculccheckoccheckpccheckvcerclepcerclevcheckocheckpcheckvcloseoclosepclosevquoteemailexpandviewinfolocationovalepovalev paral pinplusopluspplusvprintradioorightangleleftangledownloadspeceyeviewcreditpaymentfacebooktwitterinstagramyoutubecbackarrowoprintoshareowarningeditwrenchpinmaplocalizationchelpcalfullocvalideocclearocdeleteocaddocremoveocinfoodeletetwarningocalemptyocemailocfacebookoctwitterocfacebookpcinstagrampctwitterpcyoutubepgrid3x3twarningppdfthreesixtyarrow-blackarrow-whiteplay-btnfiltersearchextlinksquare
Volver a Blog

Samantha Ryan: Decidida a triunfar

Como hemos visto en toda nuestra serie, ser mujer en el sector de los deportes motorizados tiene retos diarios. ¿Qué impulsa a algunas mujeres a sumergirse en el mundo de los deportes motorizados como una carrera profesional? Para Samantha Ryan, fue una combinación de oportunidad y determinación. 

Ahora distribuidora de BRP, en colaboración con su marido Jonathan, en PowerSports Regina (PSR) Ltd, en White City, Saskatchewan, Samantha Ryan probó la emoción de los deportes motorizados por primera vez en la escuela secundaria. Aunque creció en las praderas, experimentó con las motos de nieve por primera vez cuando comenzó a salir con Jonathan y se sorprendió con lo mucho que disfrutó. 

Unos años más tarde, en el 2007, con un título en Administración de Empresas por la Universidad de Regina, ella y Jonathan tuvieron la oportunidad de adquirir una concesión de BRP y destinaron todos sus ahorros, su determinación y trabajo arduo a la empresa. Doce años después, el negocio ha tenido éxito, Samantha ha probado todos los productos de BRP y la pareja está creando una familia de entusiastas de BRP.

Apasionada y comprometida con el sector de los deportes motorizados, sentimos curiosidad por conocer el punto de vista de Samantha sobre los diferentes desafíos a los que se enfrentan las mujeres en el negocio:


¿Cómo es ser mujer en el sector de los deportes motorizados?

¡Me encanta estar en el sector de los deportes motorizados! Al principio, era extremadamente intimidante, pero a medida que me familiaricé más con las líneas de productos y nuestra base de clientes, se ha convertido lentamente en algo instintivo. Por supuesto, hay días difíciles, como en cualquier sector, pero cuando uno tiene la suerte de trabajar con productos que le apasionan, hace que la mayoría de los días sean divertidos y agradables. 

Creo que muchas mujeres se sienten intimidadas por el aspecto mecánico de este sector. Sin embargo, necesitamos un equipo completo de profesionales para que nuestro negocio funcione sin problemas.


¿Cómo han cambiado las cosas para las mujeres desde que accedió a este mercado laboral?

Cuando empecé a trabajar en PSR Ltd, descubrí que nuestra base de clientes estaba compuesta principalmente por hombres, incluso si la compra era para toda la familia. Ahora, las compras se dividen de forma más uniforme entre hombres y mujeres y, al adquirir un juguete familiar, toda la familia se involucra para elegir y decidir. Creo que este cambio está relacionado con un cambio en la sociedad, pero también con la forma en que las personas se sienten cuando entran en nuestra tienda en particular. Siempre incluimos mujeres entre nuestro personal, por lo que todo el mundo se siente bienvenido y cómodo.

¿Qué consejo tiene para las mujeres que están en esto?

Elijan un sector que les apasione. Trabajen arduamente. Aprendan de sus errores. Sean paciente y amables consigo mismas. Sean curiosas. Rodéense de gente estupenda. Esos consejos funcionan para todos. Especialmente para las mujeres diría: sean ustedes mismas, no cambien debido a expectativas innecesarias que los demás tienen de ustedes. Ser mujer supone un desafío en muchos sectores, pero recuerden que lo que nos hace diferentes es lo que nos hace grandes. No tengan miedo de hablar francamente cuando sea necesario y… ¡está bien ser femeninas!

¿Cómo ve el futuro?

Creo que el lugar de trabajo es cada día más diverso. Los empleadores están empezando a ver el valor agregado que supone tener la perspectiva y la opinión de una mujer a la hora de fabricar productos y ofrecer servicios al mercado. Lo que antes era una plantilla dominada por hombres se está convirtiendo lentamente en una sociedad que valora los numerosos atributos que las mujeres tienen para ofrecer.


“Recuerden, lo que nos hace diferentes es lo que nos hace grandes.”