radiopradiovsharetoolundohidexoxpxvc1pc2pc3pc4pc5pc6pc7pc8pc9pc0pc1vc2vc3vc4vc5vc6vc7vc8vc9vc0varrowoarrowvbackbackarrowboxpboxvcalculccheckoccheckpccheckvcerclepcerclevcheckocheckpcheckvcloseoclosepclosevquoteemailexpandviewinfolocationovalepovalev paral pinplusopluspplusvprintradioorightangleleftangledownloadspeceyeviewcreditpaymentfacebooktwitterinstagramyoutubecbackarrowoprintoshareowarningeditwrenchpinmaplocalizationchelpcalfullocvalideocclearocdeleteocaddocremoveocinfoodeletetwarningocalemptyocemailocfacebookoctwitterocfacebookpcinstagrampctwitterpcyoutubepgrid3x3twarningppdfthreesixtyarrow-blackarrow-whiteplay-btnfiltersearchextlinksquare
Volver a Blog

Elizabeth Munguia: pionera y modelo a seguir


Nuestra serie Mujeres en los deportes motorizados se creó para conocer a damas de diversas áreas de nuestra industria. En esta entrevista, conocimos a Elizabeth Munguia, directora de calidad en la planta de Querétaro. Elizabeth es una pionera, ya que es la primera directora mujer mexicana de BRP en México, donde el porcentaje de mujeres en el equipo gerencial actualmente es de un 10 %. Con 145 personas a su cargo, incluidos 2 gerentes de calidad, es responsable del control de calidad de los motores y las piezas mecanizadas fabricadas en Querétaro, así como de la moto acuática Sea-Doo. Elizabeth se capacitó como ingeniera de electrónica y comenzó su carrera profesional en este campo. Luego, se cambió al área de calidad cuando se mudó a Querétaro, debido al trabajo de su esposo. En el 2012, su deseo de tener mayor balance entre su vida personal y el trabajo, así como más tiempo para pasarlo con su hijo pequeño y su familia, la llevó a BRP.

No obstante, lo especial de Elizabeth es que también es considerada un modelo a seguir por parte de sus colegas. Ellos dicen que presta atención a las personas y aprende de ellas. Y debido a esto, todos, en especial las mujeres, le plantean sus inquietudes. Estábamos interesados por descubrir más.

 

¿Cómo es ser mujer en el sector de los deportes motorizados y, particularmente, en BRP?

No sabía nada sobre los deportes motorizados antes de comenzar a trabajar en BRP. Aquí, en Querétaro, trabajé durante varios años, primero en una empresa de electrodomésticos y, luego, en la industria automotriz. Me enviaron a Europa para una capacitación y también me reuní con muchos proveedores, por lo que creo que tengo una buena comprensión de lo que es ser mujer en el sector de la manufactura y, en particular, en el sector automotor.

BRP No sabía nada sobre los deportes motorizados antes de comenzar a trabajar en BRP. Aquí, en Querétaro, trabajé durante varios años, primero en una empresa de electrodomésticos y, luego, en la industria automotriz. Me enviaron a Europa para una capacitación y también me reuní con muchos proveedores, por lo que creo que tengo una buena comprensión de lo que es ser mujer en el sector de la manufactura y, en particular, en el sector automotor.

Por ejemplo, en BRP, bajé un escalón al pasar de gerente de calidad a coordinadora porque mi vida personal se había convertido en algo tan importante como mi vida profesional. Mi supervisor reconoció mis capacidades y me dio más responsabilidades, por lo que no me aburrí; y al trabajar con esmero, me gané la confianza de los gerentes y pude volver al nivel que tenía antes. Cuando BRP agregó el cargo de Director, me preguntaron si quería ser considerada para el trabajo. Entrevistaron a numerosas personas para el puesto y nunca sentí que el género se considerara un criterio de selección.

Ser mujer en BRP es distinto que serlo en otras industrias similares. La cultura de la empresa es diferente: BRP se enorgullece de ser multicultural y diversa, y de no segregar, por lo que todos tienen oportunidades si cuentan con las habilidades y el deseo de avanzar. Me encanta eso de BRP. Nunca lo había visto antes, en ningún lugar donde he trabajado.

 

¿Cómo han cambiado las cosas para las mujeres desde que usted ingresó al mercado laboral y qué falta por hacer?

Veo que hay una actitud más abierta en el lugar de trabajo en general. Con más mujeres en la industria, todos pueden ver que no se trata de una competencia de género. Los hombres son buenos en ciertas cosas y las mujeres en otras, en el mismo trabajo. Se complementan mutuamente. En lo personal, siempre trato de obtener los mejores talentos y, si tenemos un equilibrio entre hombres y mujeres, tenemos fortaleza en todo el grupo. Y esto significa que ayudamos a hacer crecer la empresa, así como ayudamos hacer crecer a las mujeres. Pero aún quedan cosas por hacer.

Veo que hay una actitud más abierta en el lugar de trabajo en general. Con más mujeres en la industria, todos pueden ver que no se trata de una competencia de género. Los hombres son buenos en ciertas cosas y las mujeres en otras, en el mismo trabajo. Se complementan mutuamente. En lo personal, siempre trato de obtener los mejores talentos y, si tenemos un equilibrio entre hombres y mujeres, tenemos fortaleza en todo el grupo. Y esto significa que ayudamos a hacer crecer la empresa, así como ayudamos hacer crecer a las mujeres. Pero aún quedan cosas por hacer.

 

¿Cómo ha ayudado a las mujeres a crecer y qué consejo tiene para ellas?

Creo que hay espacio suficiente para que cada mujer destaque. El trabajo debe disfrutarse. Cada uno de nosotros debe identificar lo que hacemos mejor, dónde pueden ser útiles nuestras habilidades y, luego, hacer nuestro mayor esfuerzo en todo lo que hacemos. Las mujeres no son la excepción. Pero ahora tenemos más posibilidades, que estas seguirán aumentando. La clave es mostrar nuestro valor. Así que a las mujeres les digo esto: No teman intentarlo. Persigan todos sus sueños y asegúrense de dar lo mejor de sí. Encontrarán su lugar para destacar si conocen sus fortalezas y aprovechan las oportunidades que se les presentan.

Soñé con una familia estable y feliz, así como con una carrera profesional exitosa. Nunca dejé de hacer lo que quería hacer y no me arrepiento de nada. Desde luego, tengo la suerte de tener un compañero que me apoya bastante, pero también busqué las oportunidades adecuadas y me esforcé para aprovecharlas al máximo. También trato de ayudar a las mujeres a reconocer lo que les gusta hacer, para lo que son buenas, y a encontrar un lugar para hacerlo.

Además, en cuanto a lo que aprendí por experiencia, trato de compartir con otras mujeres tanto como sea posible. Y también me gusta escuchar sus opiniones. Aprendí mucho al hablar con las excelentes mujeres con las que trabajo. Algunas tienen un muy buen entendimiento del equilibrio entre la vida personal y profesional. Una de mis colegas mujeres es madre soltera y con ella he aprendido la importancia de ser disciplinada en la forma de organizarme a mí misma. Si tienes que retirarte a tu casa a cierta hora, hazlo. ¡Es realmente un gran consejo!

 

“Persigan todos sus sueños y asegúrense de dar lo mejor de sí. Encontrarán su lugar para destacar si conocen sus fortalezas y aprovechan las oportunidades que se les presentan”.