radiopradiovsharetoolundohidexoxpxvc1pc2pc3pc4pc5pc6pc7pc8pc9pc0pc1vc2vc3vc4vc5vc6vc7vc8vc9vc0varrowoarrowvbackbackarrowboxpboxvcalculccheckoccheckpccheckvcerclepcerclevcheckocheckpcheckvcloseoclosepclosevquoteemailexpandviewinfolocationovalepovalev paral pinplusopluspplusvprintradioorightangleleftangledownloadspeceyeviewcreditpaymentfacebooktwitterinstagramyoutubecbackarrowoprintoshareowarningeditwrenchpinmaplocalizationchelpcalfullocvalideocclearocdeleteocaddocremoveocinfoodeletetwarningocalemptyocemailocfacebookoctwitterocfacebookpcinstagrampctwitterpcyoutubepgrid3x3twarningppdfthreesixtyarrow-blackarrow-whiteplay-btnfiltersearchextlinksquare
Volver a Blog

Stephanie Hunsaker: Una pionera de las mujeres pilotos



La familia BRP incluye no solo a los empleados, sino también a los concesionarios y clientes. Entre nuestros concesionarios, vemos cada vez más mujeres que dejan huella como mujeres de negocios y expertas en deportes motorizados. Stephanie Hunsaker, gerente general de ADS Motorsports en Utah, es una de ellas.

A Stephanie le han fascinado los deportes motorizados desde sus primeros años. Comenzó a montar motos de nieve, vehículos todoterrenos y motos acuáticas con su padre a la tierna edad de siete años. Cuando su padre inició el negocio familiar en 1999, Stephanie se unió a él rápidamente. Trabajó casi en todos los puestos de la concesión: limpiando el equipo, ensamblando máquinas, manteniendo los libros, haciendo ventas y mucho más. Cuando tenía 13 años, Stephanie sabía que quería seguir en el negocio. Ahora, Stephanie, gerente general de ADS Motorsports, se ha esforzado por marcar la diferencia para las mujeres en los deportes motorizados.

¿Cómo es ser mujer en el sector de los deportes motorizados?

Ser mujer en este sector a veces es un poco difícil. No puedo contar el número de veces que he estado en el mostrador de repuestos y un cliente quiere hablar solo con uno de los chicos. Lo mismo ocurre con la planta de ventas. Ahora soy la gerente general de nuestra tienda y los hombres siguen queriendo hablar con un “empleado de repuestos” o un “vendedor”. Nuestro sexo no indica la experiencia que tenemos, pero con frecuencia se presupone que no soy una piloto de confianza o que no conozco mi área, porque soy mujer y, por lo general, la única de la sala.

¿Cómo han cambiado las cosas para las mujeres desde que accedió a este mercado laboral?

Creo que el sector se ha vuelto mucho más inclusivo. Ahora hay pilotos femeninos, como Ashley Chaffin, que les muestran a las mujeres que pueden entrar en el sector y que pueden montar incluso mejor que los hombres. Siento que, hace años, era una de las pocas mujeres que conducían en zonas rurales; ahora tenemos muchas más mujeres que realmente se dedican al deporte y se esfuerzan por mejorar.

¿Qué queda por hacer?

Siento que todo va avanzando en la dirección correcta. Solo tenemos que seguir promocionando el crecimiento de las mujeres en el sector, continuar diseñando equipos que queden bien y que se enfoquen en el rendimiento. Además, tenemos que estudiar accesorios más fáciles de usar y de llevar para cuerpos más pequeños. Básicamente, solo tenemos que seguir adaptando el deporte para todos.

¿Qué consejo tiene para las mujeres que están en esto?

Continúen ayudando a otras mujeres a sentirse cómodas en el sector. Tengan la voluntad de llevarlas a dar un paseo en moto, y trabajen con ellas. A veces, ganarán confianza simplemente con ver otra mujer haciéndolo. En el club de motos de nieve del condado de Davis, las mujeres ven que puedo subir esa colina o seguir un camino determinado a través de los árboles que normalmente evitarían, y lo intentan. Se dan cuenta de que no era tan difícil como pensaban que era. Me encanta observarlas y ver cómo van tomando confianza en cosas que les he mostrado o les he enseñado.

¿Hace algo para ayudar a las mujeres en su campo a tener éxito?

¡Por supuesto! Realizamos al menos un paseo de mujeres al año en el club de motos de nieve, donde intento trabajar con las conductoras para que ganen confianza en el deporte. También intento encontrar mujeres que deseen hacer una carrera profesional en el sector y las contrato en la concesión. Ahora tenemos ocho mujeres, dos de ellas en el Departamento de Repuestos. Es difícil encontrar mujeres que quieran aprender más sobre los aspectos técnicos de las máquinas. Creo que sienten que no saben lo suficiente como para aventurarse en el catálogo de piezas. Estamos tratando de demostrarles que si están dispuestas a aprender, las mujeres son más que capaces de ser excelentes colegas y vendedoras de repuestos.